Caldera de Santorini. Recorremos en barco y a pie el cráter volcánico más grande y hermoso del mundo.

Caldera de Santorini. Recorremos en barco y a pie el cráter volcánico más grande y hermoso del mundo.

publicado en: Europa, Grecia, Viajes | 0

Quien esté pensando visitar la isla de Santorini y sea curioso seguramente ya habrá buscado la isla en el famoso Google Maps. Quienes lo hagan notarán que tiene una forma muy particular y distinta a la de las demás islas griegas. Parece como un ojo que nos mira fijamente desde el mar.

Esta forma no es ninguna casualidad. En verdad son los restos de uno de los peores cataclismos sufridos por la humanidad: la erupción del volcán de Santorini. La erupción fue tan violenta (mayor a cualquier bomba atómica) que el propio volcán voló en mil pedazos. Su centro colapsó, se hundió y llenó de agua. Así se formó la famosa “Caldera de Santorini” con las islas alrededor.

Hoy por hoy la caldera de Santorini es la caldera volcánica más grande del mundo y una de las más hermosas, siendo visitada por miles de turistas. Pero la belleza del lugar enmascara una historia dura, sobre todo para sus habitantes, escrita con sudor y ceniza. Y para cualquier visitante que quiera conocer esta historia y caminar por el nuevo volcán en formación lo mejor es hacer la excursión a la caldera de Santorini que se ofrece en la isla.

 En el post de hoy los llevamos con nosotros a recorrer los puntos más importantes de la caldera volcánica de Santorini. Y al final como siempre todos los datos para ayudarlos a preparar su visita.

Santorini desde el aire. Caldera de Santorini

¿Santorini era la Atlántida?

Una de las tantas hipótesis sobre la Atlántida, sitúa a la legendaria ciudad en Santorini. Según se sabe, la explosión que destruyó la isla se produjo alrededor del 1630 A.C. Estudios recientes indican que la isla estaba habitada por una cultura floreciente desde el año 3000 A.C. Los restos de una ciudad fueron encontrados bajo capas de ceniza en Acrotiri y hoy pueden visitarse.

Según se sabe era una civilización próspera con buena agricultura y que desapareció tras la erupción. Difícilmente llegue a saberse si realmente se trataba de la Atlántida, pero los parecidos son muchos: una civilización próspera en una isla que sufre un cataclismo, la isla desaparece bajo el mar y con ella la civilización.

El interrogante permanece. Pero lo que sí resulta sobrecogedor es saber que estaba habitada en el momento de la explosión. Imagínense vivir en una isla que de repente vuela en pedazos.

Cúpulas azules de Oia. Caldera de Santorini

La Caldera de Santorini en barco y a pie

Según el encargado de nuestro hotel, el barco que nos llevaría al volcán partía a las 10:45 a.m. del antiguo puerto de Fira, la capital de la isla. Así que tras desayunar tranquilos nos bañamos en protector solar, nos calzamos los gorros y lentes de sol y salimos.

Bajada al puerto rodeados de burros

La hermosa ciudad de Fira se aferra a un barranco a unos 200 m sobre el mar en el borde de la caldera.  Esto significa que la bajada al puerto es empinada. Hay tres formas de sortearla: caminando (20 minutos por un camino zigzagueante), en burro o en teleférico.

Como teníamos tiempo y la vista era hermosa decidimos bajar caminando. Pero a poco de comenzar nos dimos cuenta de que el descenso placentero que imaginábamos. La pendiente en sí no es un problema sino los burros. El sendero está copado por una multitud de burros que lo utilizan a la vez de establo y de baño.

Burros en la bajada al puerto de Fira. Caldera de SantoriniBajando al puerto de Fira rodeados de burros. Caldera de Santorini

De modo que la bajada se transformó en una especie de rally esquivando burros estacionados, las caravanas que suben y bajan constantemente y los excrementos. Pintoresco sí, pero desagradable.

Finalmente llegamos al puerto donde la brisa fresca del mar nos dio la bienvenida. El antiguo puerto (reemplazado por uno más grande más al sur) es pequeño y se usa principalmente para las excursiones. Pero es muy lindo y vale la pena darse una vuelta.

Puerto de Fira. Caldera de SantoriniRestaurante en el puerto de Fira. Caldera de Santorini

Caminando por el volcán

Poco después de dejar atrás el puerto de Fira, nuestro barco ya comenzaba a bajar la velocidad al acercarse a Nea Kameni, la mayor de las islas del centro de la caldera de Santorini. En la cubierta de madera se acomodaban al menos otros 50 turistas de todas partes del mundo. La emoción aumentaba a medida que veíamos acercarse un paisaje totalmente árido y duro formado por erupciones relativamente recientes.

Nea Kameni y su hermana menor Palea Kameni o “islas quemadas” como se las llama, son el nuevo volcán de Santorini. Ambas se formaron por erupciones posteriores a la gran erupción de 1630 A.C.

Rocas volcánicas. Caldera de Santorini

La primer parte del recorrido dura unos 45 minutos en los cuales el guía nos lleva hasta la cima del volcán pasando por los distintos cráteres. El paisaje por momentos parece de otro planeta alternando ceniza, lava solidificada y piedra pómez. El calor aquí se siente con fuerza y es importante llevar agua.

Desde la cima se puede ver en 360° toda la caldera de Santorini y admirar su magnitud. Resulta impactante pensar que todo eso voló por los aires. Es también el escenario perfecto para que nuestro guía nos cuente la historia geológica y social de la isla.

Caminando por el volcán de Santorini. Caldera de Santorini

Fumarolas

En distintos medios habíamos leído que en el volcán se ven fumarolas. La verdad es que sí y no. En el recorrido pasamos por un lugar en la cima donde hay escape de gases calientes. La única forma de darse cuenta es acercando la mano para sentir el calor. Pero no esperen “ver” nubes de gases saliendo de la tierra.

Luego de escuchar la historia (muy interesante y didáctica) del guía tocaba volver al barco para continuar con el recorrido. A estas alturas el calor y el sol del mediodía eran intensos. Sólo podíamos pensar en correr a meternos al mar. Por suerte en la siguiente parada no nos íbamos a quedar con las ganas.

Las Aguas Termales de Palea Kameni

Con todos a bordo nuestro barco de mástiles y casco de madera (simulando un barco de época) rodeó el volcán para dirigirse a la pequeña isla volcánica de Palea Kameni. Esta isla es conocida por las aguas termales que emanan al final de una corta ensenada abierta al mar.

Hacia allí nos dirigimos y el barco atracó frente a las tranquilas aguas frente a la ensenada (entrada del mar). ¡Llegó entonces la hora de saltar por la borda hacia el mar turquesa y nadar!

Los más intrépidos pueden nadar hasta la costa y llegar hasta las aguas termales. Pero atención: allí el agua es de color ocre por el alto contenido de óxido de hierro. Mineral que tiñe la ropa.

Aguas termales de Palea Kameni. Caldera de Santorini

Puerto de Korfos en la isla Thirasia

Después de nadar es normal que se abra el apetito. Por esto la próxima parada es en la isla de Thirasia, frente a Santorini. En particular nos dirigimos a Korfos, el puerto de esta pequeña isla con tan sólo 300 habitantes.

En el viaje nuestro guía hizo mucho hincapié en que vayamos a comer a un restaurante en particular  que según decía era el mejor de la isla. La verdad es que todos son muy parecidos y cada empresa de turismo debe tener convenio con cada restaurante. Esto se notaba cuando los turistas de cada barco que llegaba iban en malón a un restaurante particular.

Puerto de Korfos. Caldera de SantoriniRestaurante de Korfos. Caldera de Santorini

Nosotros optamos por una opción más económica y terminamos comiendo sándwiches acompañados por una cerveza Mythos a la orilla del mar. Después de todo, cualquier comida es un manjar con semejantes vistas.

La costa de Korfos, al igual que todas las que apuntan al volcán, es muy pedregosa. De todas formas es posible encontrar el camino para darse un chapuzón refrescante. El agua transparente y turquesa como una pileta de natación gigante invitan a meterse.

Almuerzo en el puerto de Korfos. Caldera de SantoriniEl agua transparente-turquesa de Korfos. Caldera de Santorini

Parada en Oia y una mala decisión

El barco luego se dirigió al pequeño puerto de Oia, la hermosa ciudad al norte de Santorini. En el trayecto el guía nos dio dos opciones para elegir: bajar en Oia y luego volver en bus (no incluido) o quedarnos en el barco que volvía al puerto de Fira donde habíamos comenzado a la mañana.

Oia desde el agua. Caldera de Santorini

Ingenuamente creímos que sería un buen momento para conocer Oia (que aún teníamos pendiente) así que bajamos. El problema es que al igual que en Fira, nos esperaba una subida de más de 200 m. La diferencia es que en Oia no hay teleférico y no corre el viento. De esta forma nuestro viaje terminó con nuestras piernas a la miseria (íbamos en ojotas) y totalmente transpirados. Además la última parte la tuvimos que hacer a las apuradas para que no nos alcance la siempre presente caravana de burros que venía subiendo.

El pueblo de Oia es hermoso pero no pudimos recorrer mucho porque apenas llegamos nos desplomamos en un café para tomar algo fresco. A lo lejos veíamos a nuestro barco alejarse con todos los turistas sin una gota de sudor. Nuestro consejo para terminar la excursión: sigan hasta Fira y suban por el teleférico.

Subiendo a Oia. Caldera de Santorini

Resumen de la Excursión a la Caldera de Santorini

Es la principal excursión en Santorini y una visita obligada. Además no nos pareció cara.

Podrán conocer el antiguo puerto de Fira, las “islas quemadas” del centro, las aguas termales y el puerto de Korfos. Y lo más importante aprenderán la verdadera historia de Santorini.

Lo mejor: las vistas que se tienen de las islas son increíbles. Se visitan lugares a los que no se puede llegar de otra forma. Comer en Korfos es muy relajante.

Lo peor: subir y bajar caminando a los puertos. Les recomendamos usar el teleférico de Fira. Las fumarolas del volcán fueron un tanto decepcionantes.

Barcos de excursiones. Caldera de Santorini

¿Qué es la Caldera de Santorini? (un poco de geología)

En la antigüedad Santorini era una isla volcánica mucho más grande que estaba habitada. Como la actual isla de Maui en Hawai.

Debajo de todo volcán está la cámara de magma donde se junta la lava y acumula presión hasta que se produce la erupción. En el año 1630 A.C. aproximadamente el volcán juntó tanta presión que toda la isla voló por los aires con una fuerza descomunal. No sólo la isla casi desaparece, sino que la cámara de magma se derrumbó. Esto hizo que se formara un cráter enorme que se llenó de agua. A este cráter se lo conoce con el nombre de “caldera”.

Los bordes del cráter son las islas de Santorini, Thirasia y las demás pequeñas. Por eso el lado interno de las islas es siempre un barranco y no hay playa.

Fira y la caldera. Caldera de Santorini

Las distintas capas de colores que se pueden ver en los barrancos corresponden a distintas erupciones que fueron construyendo el volcán original. Así se formaron, por ejemplo, la playa roja y la playa blanca.

Luego de la gran erupción de hace más de 3500 años el volcán continuó activo. Pero la lava fue saliendo de forma más tranquila hasta volver a emerger del mar. Así se formaron las dos islas del centro de la caldera: Palea y Nea Kameni. Ambas moldeadas por las últimas 8 erupciones. Este sería el “nuevo” volcán en construcción.

La última de las erupciones fue en 1950 y desde entonces se ha mantenido tranquilo. En Nea Kamani está el Observatorio de Vulcanología que monitorea constantemente el estado del volcán.

Ayuda al viajero

¿Cuánto cuesta la excursión por la caldera de Santorini?

La excursión cuesta € 26 por persona y no incluye comida. Tampoco incluye la entrada al volcán que cuesta otros € 2,50 por persona.

¿Dónde contratar la excursión a la caldera de Santorini?

Nosotros reservamos directamente en el hotel. La empresa con la que hicimos el recorrido se llama Dakoutros (les dejamos el link a la página).

Sin embargo, también hay otras empresas. También pueden contratar la excursión directamente en el puerto de Fira donde están todas las agencias.

¿Cuánto dura la excursión a la caldera de Santorini?

Comienza a las 10:45 y termina aproximadamente a las 16:00. Puede variar con la empresa.

¿Hay que reservar con anticipación?

Como les contamos, nosotros la reservamos directamente en el hotel sin problema y habíamos ido en temporada alta (julio). Hay muchos barcos que hacen el recorrido y no debería ser problema conseguir lugar sobre la fecha.

A tener en cuenta para la excursión

Es muy importante usar protector solar, anteojos de sol y gorro para protegerse del sol del mediodía porque hay poco y nada de sombra y pega fuerte. Lleven agua para la caminata por el volcán y si pueden un calzado cómodo porque el terreno es pedregoso (se puede hacer en ojotas pero no es muy cómodo).

Bote en el puerto de Korfos. Caldera de Santorini

Dejar una opinión