Trekking hasta el Lago Sorapis

Lago Sorapis, un trozo de cielo entre los Dolomitas.

publicado en: Europa, Italia, Viajes | 0

El pequeño Lago Sorapis (o Lago di Sorapis) es una de las perlas escondidas de los Dolomitas italianos. De esos lugares mágicos que aún permanecen apartados y por lo tanto a salvo de la afluencia del turismo masivo.

Quizás esta exclusividad se deba a su difícil acceso. En este punto vale la pena advertir a los lectores: llegar hasta el Lago Sorapis no es un juego de niños. Se necesitan 2 horas de trekking para llegar hasta él. Un camino muy distinto al fácil acceso en auto que posee el famoso Lago di Braies, convertido por su belleza en un “rockstar” de Instagram (y por tanto lleno de turistas).

Pero aunque llegar hasta él es un reto, es justamente lo que lo vuelve más atractivo. Está semiescondido, es exclusivo, y quienes lleguen hasta él serán inmensamente recompensados. El Lago Sorapis es como un pedazo de cielo que cayó entre las montañas.

No te pierdas nuestro post: ¿El Lago di Braies perdió su magia?

Comenzamos la caminata

El sendero que seguimos hasta el Lago Sorapis es el 217. Un sendero bien marcado y fácil de seguir, aunque encontrarlo es otra historia. Sólo un pequeño cartel muestra el inicio del camino (cartel que no se ve desde el auto). Por lo demás, el único indicio lo dan un grupo de autos estacionados al costado de la ruta SR48 y un albergue (Hotel Cristallo) justo enfrente (ver mapa al final).

Importante: existe otra forma de llegar hasta el lago y se las contamos al final del post.

Desde allí el camino transcurre tranquilo atravesando una granja con vacas perezosas que pastan al sol. El sonido constante de las campanas que cuelgan de sus cuellos nos acompañaría hasta volver a meternos en el bosque.

 

Vacas blancas en los Dolomitas. Lago SorapisCamino por el bosque hasta el Lago Sorapis

Pero esta primera etapa del camino es un vil engaño. Tras media hora de tranquila caminata por el bosque llegamos a un cartel que indica felizmente “1350 m”, la altura actual. Desde este punto el camino comienza  a subir y no parará hasta que lleguemos a nuestro destino, a 1923 m. Exacto, para llegar al Lago Sorapis hay que trepar 600 m.

El tramo más empinado comienza al poco tiempo cuando el sendero se estrecha y se pega a las faldas de la montaña. Por momentos el camino será reemplazado por paredes inclinadas de roca que hay que trepar con manos y pies. Por otros bordearemos un barranco. Pero siempre en subida.

Entrados en la segunda mitad del trekking, hace su aparición un imponente acantilado de roca maciza plantado justo frente a nosotros y que nos acompañará hasta el final. Cuando estén allí arriba y hagan una parada para recuperar el aliento (van a tener que hacer unas cuantas), den media vuelta y tómense el tiempo para contemplar el valle con el macizo a un lado. Es imposible no sentirse diminuto.

Vista en el camino hasta el Lago Sorapis

Llegamos al Lago Sorapis

Estamos acostumbrados a caminar. En cada ciudad nueva que visitamos hacemos alrededor de 12 km caminando en el día. También habíamos hecho trekking en la montaña anteriormente (como cuando fuimos a la Selva Negra alemana). Pero este sendero nos agotó. Quizá influyó que nos estábamos recuperando de una gripe fuerte. O que un día antes habíamos recorrido las Tres Cimas de Lavaredo. Lo cierto es que cuando el camino por fin se niveló el corazón se nos salía del pecho.

Y así fue que de repente apareció. Como salido de la nada, dimos un paso y el Lago Sorapis se materializó frente a nosotros. El contraste entre su color celeste esmeralda y el entorno nos impactó. Fue una sensación de euforia contenida y no pudimos más que quedarnos admirándolo embobados. Segundos más tarde decidimos seguir admirándolo, pero sentados.

Ceci en el Lago Sorapis

Un lago celeste esmeralda

Con los pies en el Cielo. Lago SorapisNos imaginamos al Lago di Sorapis como un lago tímido y misterioso. Por eso se esconde en el corazón de las montañas y les deja el protagonismo a sus primos más ostentosos: el lago Misurina y el Lago di Braies. Es pequeño y de color cautivador como una piedra preciosa. Además sus aguas lechosas no dejan ver el fondo, y bien podría tener 1 o 30 metros de profundidad.

El lago se encuentra en una pequeña meseta a 1923 msnm al final de un valle (por el que vinimos subiendo). Está completamente rodeado por las montañas y al menos mientras nosotros estuvimos no corría el viento. Esto hacía que la superficie del agua sea un espejo, reflejando las nubes de arriba. Dominando el lago se alza el Dito di Dio (Dedo de Dios).

Seguramente debe haber una leyenda que hable del Lago Sorapis. Que cuente sobre los poderes mágicos de sus aguas o de su extraña formación y desaparición. Porque hay algo importante que deben saber: el lago no sólo se esconde en la montaña, a veces también desaparece. Resulta que es un lago de deshielo y que además es muy pequeño. Hacia el otoño el caudal de las vertientes disminuye y el lago comienza a vaciarse. Hacia finales del otoño es probable que lo encuentren seco.

Panorámica del Lago Sorapis

De regreso

Cuando el sol comenzó a rozar las cimas de las montañas era tiempo de volver. Como fuimos a la tarde no tuvimos tanto tiempo para pasar en el lago y no llegamos a ver, por ejemplo, el refugio Alfonso Vandelli, ubicado a pocos metros del lago. Pero la bajada es empinada y es peligroso hacerla con poca luz.

Cuando volvimos al auto las vacas estaban en su corral para pasar la noche y se escuchaba en incesante “cling, cling” de sus campanas. Estábamos exhaustos pero valió totalmente la pena. El Lago Sorapis es uno de nuestros puntos recomendados para visitar en los Dolomitas.

Del dolor se aprende

¿Qué es lo peor que les puede pasar después de haber conseguido algo con mucho esfuerzo? Que venga alguien y les muestre otra forma de conseguirlo mucho más fácil. Bueno, eso es justamente lo que nos pasó a nosotros con el Lago Sorapis.

Resulta que hay dos formas de llegar hasta él. La más difícil, que hicimos nosotros y la fácil que descubrimos mientras investigábamos para escribir este post. La cosa es que también se puede llegar al lago desde el paso Tre Croci (1809 m) ubicado a 8 km del pueblo Cortina d’Ampezzo. Si bien se tarda lo mismo el camino es más llano, con un desnivel de 200 m en lugar de los 600 m que tuvimos que superar nosotros. Este sendero es el 215 y más abajo les damos los detalles.

Pero en definitiva de eso se trata. De que cometamos errores para después darles mejores consejos y ayudarlos a evitarlos.

Fondo rocoso del Lago Sorapis

Ayuda al Viajero

¿Dónde queda el Lago Sorapis?

El lago está ubicado en la región de Véneto en los Dolomitas, a los pies del monte Sorapis (3205 msnm). En el siguiente mapa pueden ver su ubicación así como los dos puntos de acceso:

  • Sendero 215 (verde): el punto donde comienza el trekking más “sencillo” en el Paso Tre Croci al norte del lago.
  • Sendero 217 (rojo): el punto donde comienza el trekking “difícil” (que contamos nosotros).

Nota: el punto que marca el Lago Sorapis en el mapa aparece corrido, esto se corrige cuando hacen zoom.

¿Cuánto tiempo se tarda en llegar a él?

Tienen que calcular unas 2 hrs de ida más otras 2 hrs de vuelta. A eso súmenle el tiempo que vayan a pasar en el lago. Esto es aproximadamente lo mismo para ambos senderos.

¿Cuándo se puede visitar?

Nosotros fuimos la primera semana de septiembre y todas las fotos que ven son de entonces. Pero otra pareja viajera fue en octubre y lo encontró seco (gran desilusión). Así que les recomendaríamos ir antes de octubre.

¿Hay que pagar entrada?

Es totalmente gratuito.

Dejar una opinión