Desde los caminos. Neuschwanstein, castillo del rey loco

Neuschwanstein: Visita al castillo del Rey Loco

publicado en: Alemania, Europa, Viajes | 2

Era el mes de abril del año 1945 y los explosivos ya estaban preparados. Con las tropas alemanas en plena retirada, la orden del Führer llegó como un mazazo.  Al igual que en París, la directiva era clara: antes destruido que rendido a los enemigos. El dictador loco de Alemania estaba a punto de hacer añicos la mayor fantasía del Rey Loco: el castillo de Neuschwanstein.

Como todos sabemos, el majestuoso castillo blanco sigue en pie y es admirado por miles de visitantes. No se sabe exactamente por qué los militares al mando no acataron sus órdenes. Quizá se dieron cuenta de que sería una gran pérdida. Quizá su nacionalismo les impidió borrar un pedazo de su nación. Imagínense que les llega la orden de volar por los aires el Teatro Colón de Buenos Aires, o la Sagrada Familia en Barcelona. ¿Lo harían?

Cualquiera haya sido el motivo, el “castillo del Rey Loco” de Baviera sobrevivió a la Gran Guerra. Y a decir verdad fue la única vez que estuvo realmente amenazado en su corta historia. ¿Habían notado que el castillo no tiene ninguna muralla defensiva? Neuschwanstein fue construido en una época en la que las fortalezas ya no servían. La pólvora les había ganado.

Pero entonces ¿por qué lo construyeron? Este magnífico castillo con sus torres apuntando al cielo y clavado en un paisaje idílico NO parece de cuentos. Este ES un castillo de cuentos, fruto de la imaginación y la fantasía. Pero para responder a la pregunta anterior tenemos que meternos brevemente en la cabeza de su creador: el rey Luis II de Baviera, también conocido como El Rey Loco.

Desde el puente colgante. Neuschwanstein, castillo del rey loco

Idea y creación del castillo de Neuschwanstein

“Me convertí en rey demasiado temprano. No había aprendido lo suficiente. Había hecho un buen comienzo… estudiando las leyes del estado. De repente fui arrancado de mis libros y sentado en un trono.”

Luis II de Baviera, 1873

Luis II fue coronado con sólo 18 años y tuvo la (mala) suerte de que por esa época comenzaba la expansión de su poderoso y vecino Imperio de Prusia. Dos años más tarde fue conquistado y anexado al Imperio dirigido por su propio tío. A partir de ese momento, Luis II pasa a ser un monarca constitucional, meramente burocrático. Tenía derechos y obligaciones pero poco margen de acción y ninguna autoridad sobre el ejército (cualquier parecido con las monarquías actuales…). Todos los años de preparación y sus sueños de ser un gran gobernante se habían esfumado.

Para escapar de esta realidad gris, Luis II comienza a construirse un reino de fantasía, basado en las leyendas que admiraba de niño. Un reino en el que pudiera ser un verdadero rey. Y para lograrlo necesitaba un castillo acorde, construido “en el auténtico estilo de los antiguos castillos alemanes Primer borrador de Neuschwanstein. El castillo del Rey Locode caballeros”, según sus palabras.

Así nace la idea del castillo de Neuschwanstein. Un castillo medieval idealizado e inspirado en leyendas. De hecho, los primeros borradores fueron hechos por un escenógrafo teatral. El borrador, que se puede ver en la imagen de la izquierda, parece sacado de “El Señor de los Anillos”.

La primera piedra fue colocada el 5 de septiembre de 1869, y el edificio del pórtico (en rojo) fue lo primero en construirse. Luis II esperaba poder terminarlo en ¡tres años!, pero para su misteriosa muerte en 1886 todavía estaba en construcción. Lo que se ve hoy en día fue terminado tras su muerte y una buena parte de los planos originales nunca se construyó.

 

¿Estaba loco el Rey Loco?

Con el paso del tiempo Luis II se fue recluyendo cada vez más en sus castillos. Mantenía sus fantasías con obras de teatro hechas para él solo y desde 1875 vivía de noche y dormía de día. La gran cantidad de deuda que tomó para continuar la construcción de su castillo (y de los palacios Linderhof y Herrenchiemsee) hizo que en 1885 los bancos amenazaran con rematarlo.

Esta situación, junto a su vida excéntrica y personalidad melancólica, llevó a que lo declararan loco en 1886. Fue destituido e internado en el pequeño castillo de Berg. Pero al poco tiempo lo hallaron muerto en el lago Starnberg junto al psiquiatra que lo había declarado loco.

Una teoría indica que su diagnóstico en realidad fue una movida de la familia para quitarle el trono. La teoría se ve reforzada porque el rey muere ahogado siendo que era un gran nadador. Además hay rumores de que dos hombres lo acompañaron “amablemente” hasta el lago.

Hasta hoy no se sabe exactamente qué sucedió y Neuschwanstein se ganó el sobrenombre de Castillo del Rey Loco. Un castillo rodeado de misterio y de leyenda.

“Quiero permanecer un misterio para mí mismo y para otros”

Luis II de Baviera

Desde un mirador. Neuschwanstein, castillo del rey loco

Visita al Castillo más famoso de Alemania

Mientras el bus nos acercaba a nuestro destino mirábamos embobados el paisaje de los Alpes por sus enormes ventanales. A pesar de ser un día de verano, la mañana comienza nublada, gris y fría. El trayecto desde Füssen hasta los pies del Castillo del Rey Loco dura unos 10 min. Tiempo en el cual el castillo aparece y desaparece con cada curva como con cierta timidez.

El final del recorrido es el diminuto poblado de Hohenschwangau, básicamente un conjunto de restaurantes y tiendas de recuerdos. Es temprano y todavía hay poco movimiento. Solamente se ve a los turistas que bajaron del bus con nosotros caminar como en procesión hasta la oficina de venta de tickets.

Momentos más tarde salimos con las entradas en la mano y buscamos la parada del bus que nos lleve hasta Neuschwanstein. Si no están con mucho tiempo (o ganas) es una elección fácil: €2.50 por el bus o 40 minutos de caminata en subida. Ubicamos la parada algunos metros más arriba justo en el momento en que se aproxima un enorme contingente de asiáticos. Nos miramos entre nosotros y entendemos que acá también vamos a tener que convivir con las hordas de chinos y japoneses.

Entre las montañas. Neuschwanstein, castillo del rey loco

El Marienbrücke

Marienbruecke. Neuschwanstein, castillo del rey locoUna vez arriba buscamos el sendero que nos lleve al puente Marienbrücke (puente de María). El castillo de Neuschwanstein se alza a 800 msnm justo frente al afilado desfiladero de Pöllat. A María, madre de Luis II, le gustaba caminar por esta zona y disfrutar de las vistas, por lo que su esposo le construyó este puente. Eso fue antes de que Luis II hubiera nacido, pero luego se convirtió en la mejor vista de su castillo.

Aunque es constantemente mantenido, sigue siendo un puente de 130 años con piso de tablones de madera. La sensación de vértigo es palpable pero uno tiende a olvidarse cuando se gira y se encuentra frente a frente con esa increíble mole blanca. La imagen te golpea en la cara. Es como si pudieras extender la mano y tocarlo. ¿Habrá pensado lo mismo Luis II cuando venía a este mismo lugar y planeaba su construcción?

Cuando salimos del puente, la cola para entrar ya tiene varios metros. Visitar el Marienbrücke temprano es una buena elección.

Nota: el Marienbrücke suele cerrar cada tanto por mantenimiento. Para chequear si está abierto pueden seguir este link que los llevará a la sección de noticias de la página oficial del castillo. Por supuesto también les podrán informar en el centro de venta de entradas.

Llegamos al castillo del Rey Loco

El patio del castillo. Neuschwanstein, castillo del rey locoDe camino a la entrada del castillo, el sendero nos regala una vista excelente. Desde allí se puede ver el paisaje de cuentos que nos rodea con los lagos, bosques y en medio el castillo de Hohenschwangau. Pero pronto es nuestro turno para entrar así que tenemos que apurarnos. El sendero nos lleva justo por la base del castillo que se alza decenas de metros sobre nosotros y nos deja justo en la puerta fortificada.

La sensación al entrar es un poco como entrar en Disney. En el sentido de que es todo tan perfecto que parece una escenografía que armaron para una película y luego quedó para los turistas. Mientras hacemos la cola para ingresar, formados detrás de nuestro número, podemos mirar alrededor. La famosa torre cuadrada se alza sobre nosotros como si hubiese estado ahí desde hace cientos de años. Más atrás se alza imponente el edificio del palacio flanqueado por sus estilizadas torres (copiadas en el castillo de la Bella Durmiente). Tanto blanco es sobrecogedor.

Esto hace destacar el edificio de la puerta de entrada por el que acabamos de pasar. Su color rojo lo separa del resto como dando una señal. Este fue el único lugar del castillo que habitó su creador. Desde allí contempló y dirigió la construcción hasta el día en que lo declararon demente. Es irónico pensar que Luis II quería el castillo para recluirse del mundo. Hoy es visitado por 1.4 millones de personas al año. En verano unas 6000 caminan todos los días por las habitaciones que estaban destinadas a 1 sólo.

Día frío en Neuschwanstein. Neuschwanstein, castillo del rey loco

El interior de Neuschwanstein

Como en todo gran palacio, el interior del castillo del Rey Loco es un derroche de lujo y ornamentación. No tiene nada que envidiarle a los demás palacios europeos y en cambio, mucho por lo que ser envidiado. Es que Luis II se construyó un castillo medieval ideal pero no se privó de ninguna de las comodidades modernas. El castillo contaba con: luz eléctrica, teléfono, cocina moderna, un elevador para los alimentos, calefacción central de aire caliente, agua corriente e inodoros con desagüe automático entre otras tecnologías.

Todo esto nos iba contando nuestra audioguía en español mientras avanzábamos por los distintos salones (que no se pueden fotografiar). Nos enteramos también de que todas las pinturas que adornan el castillo están inspiradas en las óperas del compositor Wagner. En especial la historia de Lohengrin, el caballero del cisne, con quien el rey se identificaba.

Si prestan atención en la visita, verán que el cisne es una imagen recurrente. Era el animal heráldico de los condes de Schwangau (región donde se encuentra el castillo) y el símbolo cristiano de la pureza. Por estas razones Luis II lo toma como símbolo y pasa a formar parte incluso del nombre del castillo (más abajo explicamos cómo).

La visita tiene una duración aproximada de media hora y termina en el balcón oeste del palacio. Desde allí podemos disfrutar de una vista única del castillo Hochenschwangau con los lagos de fondo. Si aún se lo están preguntando la respuesta es sí, vale la pena hacer la visita guiada.

Hohenschwangau y los lagos. Neuschwanstein, castillo del rey loco

El castillo de Hochenschwangau

Una hora de caminata más tarde nos encontramos en Hochenschwangau. Este castillo es, por decirlo de alguna manera, el Robin de “Batman y Robin”. Nadie va específicamente a verlo pero no se puede negar que le suma peso al combo.

Su construcción fue encargada por el rey Maximiliano I (padre de Luis II) y terminada en 1837. En el lugar se erguían las ruinas de una fortaleza más antigua llamada Schwanstein (en alemán: “piedra del cisne”), a la que le cambiaron el nombre tras su remodelación.

Es verdad que después de recorrer Neuschwanstein es difícil que otro castillo nos impresione. Pero como comentamos al principio, no es una pérdida de tiempo y recomendamos que lo visiten.

El castillo Hohenschwangau. Neuschwanstein, castillo del rey loco

¿Qué significa Neuschwanstein y cómo se pronuncia?

Sí es verdad, el nombre asusta a simple vista. Luis II debió haber estado loco sólo por ponerle semejante nombre (aunque él le puso otro más difícil y después se lo cambiaron). Pero antes de resolver el trabalenguas de la pronunciación veamos qué significa.

Neuschwanstein está compuesto por tres palabras alemanas: Neu = nuevo; Schwan = cisne; Stein = piedra. En significado literal: “nueva piedra del cisne”. ¿De dónde viene este nombre? Bueno, como les contamos antes, el castillo de Hochenschwangau (el pequeño castillo de al lado donde Luis II se crió) fue construido sobre las ruinas de una fortaleza llamada “Schwanstein” (“piedra del cisne”). El nuevo castillo es entonces el nuevo Schwanstein, es decir Neu•schwan•stein. Los alemanes nunca pierden tiempo pensando nombres.

¿Cómo se pronuncia?

Fonéticamente se puede leer de la siguiente manera:

N∙o∙i∙sh∙v∙a∙n∙sh∙t∙a∙i∙n

Si quieren escuchar cómo suena pueden seguir este link que los llevará a Google Translate. Una vez allí hacen clic en el altavoz (el del lado izquierdo).

El castillo de Disney. Neuschwanstein, castillo del rey loco

La inspiración de Walt Disney

Como es sabido, Walt Disney se inspiró en el castillo del rey loco para crear el famoso castillo de la Bella Durmiente. El mismo que luego sería el centro de sus parques temáticos y que haría que todos quisieran conocer el original. Pero no sólo la belleza del edificio y su ubicación fueron fuente de inspiración. Como les contamos al principio, Neuschwanstein es producto de la fantasía idealista que existía en la cabeza de Luis II. De leyendas y caballeros honrados. Un mundo de fantasía, como Disney.

Ayuda al viajero

¿Dónde queda el castillo de Neuschwanstein?

El castillo de Neuschwanstein está ubicado al sur de Alemania casi en la frontera con Austria en el estado federado de Baviera. Se encuentra cerca de la ciudad de Füssen y a unas 2 horas en auto al sur de Múnich.

 

¿Cómo llegar al castillo de Neuschwanstein?

Si viajan en auto tendrán que dirigirse hasta la pequeña localidad de Hochenschwangau a los pies del castillo del mismo nombre y dejarlo en alguno de los estacionamientos de pago. El costo es de €6 por auto por el día (motos €2).

Si viajan en transporte público tendrán que llegar hasta la estación de Füssen que es donde terminan las vías del tren. Desde allí hay que tomar el bus 78 o 73 (los dos hacen el mismo recorrido). El trayecto dura unos 10 minutos y cuesta €1.60 por persona.

¿Cuánto cuesta la entrada al castillo del Rey Loco?

La entrada al castillo de Neuschwanstein cuesta €13 por persona y si incluyen el castillo de Hochenschwangau el ticket combinado cuesta €25. Lis niños de hasta 17 años entran gratis. El costo de la entrada incluye el tour guiado que se hace con guía en alemán e inglés y con audioguía en español y otros idiomas.

El costo de la entrada no incluye el transporte para subir al castillo.

Importante: las entradas a los castillos se pueden comprar únicamente en la oficina de venta de tickets ubicada a los pies de los castillos (ver mapa). En caso de que lo deseen pueden reservarlas por internet a través de la página oficial con hasta 2 días de anticipación. Cada ticket tiene una hora específica de ingreso ¡sean puntuales! Si llegan tarde perderán el turno y la entrada.

Más información sobre los precios de los tickets y combinaciones aquí.

¿Cómo subir hasta el castillo?

Para subir desde el pequeño poblado hasta el castillo del rey loco hay tres opciones:

  • Caminando: es una caminata de 40 minutos en subida que los va a dejar sin aliento. Amenos que sean amantes del trekking es mejor evitarla.
  • En bus: hay un bus que te sube hasta un mirador a 500 m del castillo. La subida cuesta €2.50, bajada €1.50 e ida y vuelta €3. Una opción interesante es subir en bus y bajar caminando para disfrutar del bosque (que fue lo que hicimos). Se compran directamente en el bus.
  • En carro tirado por caballos: cuesta €7 la subida y €3.50 la bajada.

Mapa de la zona

Mapa Neuschwanstein. El castillo del Rey Loco

¿Dónde alojarse?

El mejor lugar para alojarse es la cercana ciudad de Füssen. Es una ciudad muy pintoresca que vale la pena recorrer y que como mencionamos está a sólo 10 minutos de los castillos. Tiene una variada oferta hotelera y gastronómica así como banco, supermercado, etc.

En nuestra primera visita nos hospedamos en el hotel Gasthof Bräustüberl a pocos metros de la estación de trenes. Un hotel típico con habitaciones amplias y acogedoras con buena relación precio-calidad. Además está cerca de la estación (desde donde sale el bus a los castillos) y no tuvimos que caminar mucho con las valijas.

!Ver Todos los Hoteles de Füssen!

Página oficial

La página oficial del Castillo de Neuschwanstein está disponible en español (aunque a veces no muy bien traducido). Tiene mucha información interesante sobre la historia del castillo y su creador así como datos para los visitantes.

2 Respuestas

  1. Laura

    Interesante relato de la historia del castillo y muy completa la información.
    Me encantaría conocerlo

¿Que te pareció el post?