Visitamos Hallstatt en Invierno. El secreto más conocido de Austria.

Visitamos Hallstatt en Invierno. El secreto más conocido de Austria.

publicado en: Austria, Europa, Viajes | 2


Si el título les llamó la atención no se preocupen, no es un error. Tampoco es una mala traducción. El hecho de que digamos que Hallstatt es el secreto más conocido de Austria hace referencia tanto a su pasado como a su futuro combinados. Una contradicción creada por los cambios de la historia que podrán descubrir a lo largo de este post, cuando nos adentremos a descubrir Hallstatt en invierno.

Si van desde Salzburgo como hicimos nosotros es una excursión de un día completo. Pero es una experiencia que vale la pena, no por nada esa región ha sido nombrada Patrimonio Mundial por la UNESCO. Y si lo quieren ver todo blanco y congelado como en las fotos de más abajo hay que ir entre diciembre y febrero (nosotros fuimos a fines de enero).

Hacia el final, como siempre, toda la información para que puedan organizar su viaje. Y sin más introducción, ¡arrancamos!

Ella. Hallstatt en invierno

En tren por la nieve. Viaje desde Salzburgo

Nuestro día comenzó temprano. Teníamos que salir a las 8 de la mañana para llegar a la Estación Central del Salzburg a tiempo para tomar nuestro tren. El frío de las primeras horas de la mañana se hacía sentir a pesar de las capas de abrigo y la nieve se amontonaba por todos lados.

Finalmente a las 9:12 en punto el tren comenzó a rodar. Estaba casi vacío y nos conseguimos un lugar con mesa junto a una ventana enorme para ver el paisaje. Frente a nosotros el desayuno que habíamos comprado en la estación: el infaltable café moca de Ceci, un té para Pablo y algo para comer de una panadería. ¿Qué mejor forma de viajar?

El mundo de a dos. Hallstatt en invierno

El día estaba totalmente despejado y afuera veíamos pasar los campos nevados y árboles congelados. Visto desde los asientos del tren parecía como estar en una película. Cuarenta minutos más tarde llegamos a la estación donde hacíamos combinación. Ahora con un tren regional, más pequeño y más lleno. La mayoría de los pasajeros podían identificarse como turistas, incluyendo un nutrido grupo de japoneses con sus cámaras. Nos dimos cuenta de que íbamos todos para el mismo lado.

El día de repente se nubló. Pero más que nublarse parecía que estábamos dentro de la nube. No se podía ver nada. Cada tanto se abría un hueco y se veía pasar un grupo de árboles sin hojas o una casita solitaria, pero por lo demás era blanco sobre blanco. Recuerdo pensar: “¿Y si en Hallstatt está así? ¡Qué mala suerte, no vamos a ver nada!”

Todo blanco. Hallstatt en invierno

Desde el tren. Hallstatt en invierno

Pero el clima volvió a cambiar. Las nubes se dispersaron y con ellas nuestra preocupación. De repente ya no estábamos en los campos de nieve sino viajando por un valle junto a un arroyo y rodeados por las montañas. Nos resultó curioso ver que cada tanto el tren tocaba su bocina para cruzar un camino sin barreras. Como si fuese otro vehículo pasando por el pueblo.

Finalmente apareció el lago que estábamos buscando. El Hallstätter See se abría frente a nosotros serpenteando entre los grandes muros de roca que lo rodean.

Reflejo. Hallstatt en invierno

Caminando por Hallstatt en invierno

Tras dos horas de viaje en tren habíamos llegado. Junto con el resto de los turistas recorremos los pocos metros que nos separaban del pequeño puerto. En perfecta sincronía llegaba un barco para buscarnos y cruzarnos a Hallstatt. Porque las vías corren por la orilla opuesta a la ciudad.

De repente nos encontramos en un lugar soñado. Íbamos en el barco cruzando un lago totalmente planchado con las montañas nevadas que se elevaban por encima de nosotros. Y en frente lentamente iba creciendo la ciudad de Hallstatt. Un racimo de casas apiñadas una al lado de la otra aferradas al borde de la montaña como si la ciudad entera estuviera a punto de caerse al agua.

El puerto. Hallstatt en invierno

En el barco. Hallstatt en invierno

Una vez allí era como estar en una aldea de cuentos. Todo estaba cubierto de una gruesa capa de nieve, las estalactitas colgaban de todos los tejados y algunas plantas estaban encerradas dentro de hielo, como si lo hubiera hecho la mano del hombre. De algunas chimeneas salían unas finas volutas de humo y cada tanto podíamos sentir el olor a leña de un hogar.

La ciudad en sí es pequeña y no lleva mucho tiempo recorrerla. Pero nos ofrece rincones hermosos como la rueda del antiguo molino, los callejones entre las casas de madera o incluso una tienda de jabones artesanales. También tiene lugares lúgubres y extraños como su osario, donde se conservan más de mil cráneos adornados.

Hallstatt Marktplatz. Hallstatt en invierno

La iglesia de Hallstatt. Hallstatt en invierno

Eso sí, la ciudad se ha vuelto muy turística y la calle principal suele esta abarrotada de turistas. Sobretodo grandes contingentes de orientales que vienen en colectivos. Por esta razón les conviene explorar las calles más angostas que corren entre las casas. Allí parece que estuvieran solos y te da una mejor idea de lo que era la ciudad.

El sendero por la montaña y la cascada congelada

La ubicación de Hallstatt no es ningún hecho azaroso. Surge porque en ese lugar está la mina de sal más antigua del mundo y además cuenta con una cascada. La misma está ubicada  justo detrás de la ciudad y luego se transforma en el arroyo que mueve la rueda del molino y termina en el lago.

Tejados de Hallstatt. Hallstatt en invierno

Hallstatt puesta de sol. Hallstatt en invierno

El ascenso no es sencillo porque algunos tramos son empinados y todo está cubierto por una gruesa capa de nieve. Pero este camino es algo que tienen que hacer sí o sí cuando vayan a Hallstatt en invierno o en cualquier momento del año. A cada paso que dábamos nos encontrábamos con vistas increíbles que te dejaban sin aliento. Con la luz del atardecer colándose por entre los picos montañosos, es algo que vale la pena ver.

Momentos más tarde llegamos a la cascada cubierta de hielo y nieve. Un par de puentes nos permiten acercarnos y al mismo tiempo contemplar la ciudad que se asoma debajo. Ver todo congelado y cubierto de nieve era como haber entrado a Narnia.

Hallstatt vista desde la cascada. Hallstatt en invierno

Un poco de historia

Los comienzos

Para hablar de la historia de Hallstatt debemos remontarnos 7000 años en el tiempo. El hallazgo arqueológico más antiguo es una herramienta de piedra celta que data del 5500 AC. Esto indicaría que ya en aquella época se explotaban los recursos de sal de la montaña, convirtiéndola en la mina de sal más antigua del mundo. De hecho se supone que Hall era el término celta para referirse a la sal y de allí el nombre del lugar.

En 1846 Johann Georg Ramsauer descubrió cerca de la ciudad un cementerio prehistórico que excavó durante de 17 años. En ese tiempo descubrió más de 1000 tumbas pertenecientes a más de 2000 individuos. La edad de las tumbas varía entre los años 1200 a 500 AC. y se destaca que la mayoría mostraban un estilo de vida muy por encima de la simple supervivencia. Hasta el día de hoy no se ha encontrado el asentamiento principal por lo que se supone que está debajo de la actual ciudad.

Desde el Puerto Lahn. Hallstatt en Invierno

El apogeo del lugar se dio entre los años 800 y 500 AC. Tal es así que por los hallazgos hechos en este lugar a ese período de la Edad de Hierro se lo conoce mundialmente como cultura de Hallstatt.

Sin embargo, luego del año 500 AC la actividad cesó por razones que aún se desconocen y no se tiene registro de lo ocurrido durante la ocupación romana y posterior Edad Media.

Época Moderna

En 1595 se comenzó a transportar la sal en forma de salmuera a través de tuberías hasta Ebensee a 40 km. Para esto se utilizaron 13.000 troncos ahuecados, y se dice que es la “tubería más antigua del mundo” con más de 400 años.

Por mucho tiempo Hallstatt siguió siendo un lugar de difícil acceso y escondido del mundo. Solamente se podía acceder por barco o escarpados senderos. Finalmente en 1890 se construyó la primer carretera haciendo un túnel en la roca que pasa por detrás de la ciudad.

Hallstatt todo nieve. Hallstatt en invierno

Actualmente, además de la explotación de los yacimientos de sal, la principal actividad económica es el turismo. Atrayendo a miles de visitantes todos los años para ser cautivados por la belleza de sus paisajes. Y así es como este lugar por mucho tiempo inhóspito y apartado se convirtió en el secreto más conocido de Austria.

¿Dónde sacar las fotos típicas de Hallstatt?

Si están planeando visitar Hallstatt en invierno (o en cualquier otro momento del año) seguramente se habrán convencido después de ver las impresionantes fotos del lugar.  Y como les contamos arriba es un viaje largo, por lo que no queremos irnos sin una buena foto. Por esta razón aquí les marcamos los 4 lugares desde donde sacar las mejores fotos de Hallstatt:

  • Desde el barco. Aprovechen este momento porque es la única forma de fotografiar a la ciudad de frente, con sus muelles y construcciones y la montaña de fondo. ¡Así que nada de sentarse cómodos adentro del barco! A salir y disfrutar del paisaje.
  • Desde el Puerto de Hallstatt Lahn. Está a sólo 600 metros al sur de Hallstatt. Es la foto sacada a nivel del agua en donde la ciudad aparece a la izquierda y se ven los cobertizos de los botes.
  • Desde el mirador al norte de la ciudad. Esta es la postal de Hallstatt, con la ciudad a la derecha de la imagen y la iglesia luterana destacada en el centro.
  • Desde la cascada. Una vista espectacular del lago con las montañas desde un punto elevado.

Aquí el mapa con cada lugar:

Ayuda al Viajero

¿Cómo ir a Hallstatt desde Salzburgo?

En transporte público la mejor forma de ir es con tren. Saliendo desde Salzburg Hpf (estación central) hasta la estación Attnang-Puchheim Bahnhof donde hay que hacer combinación con un tren regional que nos lleva hasta Hallstatt Bahnhof. La duración del viaje depende de la combinación de trenes que elijan pero el mínimo son 2:12 horas.

Una vez allí debemos tomar el barco para cruzar hasta la ciudad. Los horarios del barco están coordinados con los de los trenes tanto a la ida como a la vuelta.

Hallstatt en invierno

El camino para volver es el mismo. En la casilla del puerto hay un cartel con los horarios de partida del barco, también combinados con los trenes. Así que sólo debemos elegir el horario que más nos convenga.

Aquí le dejamos el link a la página de trenes de Austria (la OBB), donde pueden consultar todos los horarios. Sólo deben poner la estación de partida (en nuestro caso Salzburg Hpf), la de llegada (Hallstatt Banhof) y la fecha.

También es posible ir en auto y la ciudad dispone de estacionamientos muy prácticos.

¿Cuánto cuesta ir a Hallstatt desde Salzburgo?

Los pasajes comunes son muy caros. Si usamos el tren Railjet que es el interurbano, los tickets para dos personas cuestan €107,20 para ir desde Salzburg. Extremadamente caro.

Por suerte hay una opción mucho más económica que es comprar el Einfach-Raus-Ticket que cuesta sólo €33. Es válido para 2 a 5 pasajeros (por el mismo precio) y permite viajar en todos los trenes regionales (R y REX), así como la S-bahn (tren urbano) durante todo un día.

Estalactitas de Hallstatt. Hallstatt en invierno

Para ver las combinaciones disponibles con este ticket, cuando busquen en la página de la OBB deben seleccionarlo en la sección “products”.

Nuevamente les dejamos el link a la página de los trenes de Austria y sepan que todos los tickets mencionados se pueden comprar en las máquinas de la estación de trenes.

El barco se paga aparte y cuesta €5 por persona ida y vuelta.

¿Dónde queda Hallstatt?

Halstatt está ubicada sobre el lago Hallstätter See, en el distrito montañoso de Salzkammergut, Austria. Es una parte de los Alpes al sureste de Salzburgo.

¿Dónde alojarse en Hallstatt?

Para quienes quieran pasar más tiempo en la ciudad y recorrer los alrededores les contamos que Hallstatt tiene capacidad hotelera. Aunque por ser pequeña y muy turística los precios no son de lo más económicos. Aquí pueden ver los hoteles de Hallstatt.

El pueblo. Hallstatt en invierno

La página oficial de Hallstatt

La ciudad de Hallstatt cuenta con una página oficial. Allí encontrarán todo tipo de información sobre las actividades y puntos de interés durante todo el año. Además del clima, hoteles, cómo llegar, eventos, etc. Es muy completa pero está disponible sólo en alemán e inglés. Aquí el link: http://www.hallstatt.net/home-en-US/

¿Qué más hay para hacer en Hallstatt en invierno?

En invierno lamentablemente la mayoría de los lugares para visitar están cerrados. La principal actividad que toma importancia en el lugar es el esquí en las pistas ubicadas más al sur.

En verano se puede visitar la mina de sal, asomarse al balcón “skywalk” o hacer trekking por los senderos de la zona. También pueden visitar los yacimientos arqueológicos o dar un paseo en barco. Les dejamos el link a la página oficial donde comentan todas estas actividades.

Desde el puerto. Hallstatt en invierno

2 Respuestas

  1. Hola chicos la verdad que está buenísimo que adquiriendo experiencia en sus viaje lo propaguen por el blog y mediante las redes sociales para quienes como yo, viajamos por primera vez q algún lugar. En mi caso Alemania y Austria. Fueron de gran ayuda en mi organIzación.
    Muchas gracias!
    Gisela

Dejar una opinión